Crianza·Hij@s

TRASTEADORA GRANDE

Aquel 24 de diciembre mi vida cambió para siempre. Nada volvería a ser igual en mi interior.  Creció siendo única y especial pero le quité su tiempo al nacer sus hermanos. Le robé dedicación pero no mi corazón. Ella me enseñó a ser mamá, a tener una hija, me enseñó a ver la realidad de la maternidad, lo bueno y lo malo. Ella me enseñó a sentir felicidad con una simple sonrisa, con una caricia o con un balbuceo,a sentirme plena con su sentido del humor, tan único y personal.
IMG_20170713_230413.jpg
Adoro compartir contigo tus dilemas personales y contarte yo también parte de mis preocupaciones, haciendo natural lo que a ambas nos pasa día a día. Me gusta cuando vamos solas en el coche y me hablas de tus cosas, tus inquietudes, tus sueños y tus miedos. Me gusta cuando me sincero y te digo lo importante y valiosa que eres. Entonces te veo haciendo gestos con las manos y gesticulando un bla bla bla con una pícara sonrisa que me demuestra, que ya sabes lo maravillosa que eres para mí. Sabes que siento enfadarme contigo y si no lo sabes, te vuelvo a pedir perdón por las veces que pagué mis errores contigo. Fue contigo cuando aprendí el significado de madre, todo lo que abarca y todo lo que se vive. Fue contigo cuando sentí contradicción las semanas postparto. Me sentía culpable por sentir tristeza y soledad, en vez de plenitud como decían. Y contigo aprendí a amar de otra manera, a ser mas sincera conmigo misma, a aceptarme y aceptar que tú también decides.  Me encantan tus modelitos. A veces estrafalarios y socialmente horteras, pero que sé que te gustan y acepto sin condiciones que es tu elección. Aquí los de afuera no opinan, solo decides tú, y tu bienestar. Tú sabes escoger.
IMG_20170616_215641
Siempre detesté para tí las películas de princesas que a mi me encantaban de niña. También odié para tí las barbies con las que yo jugaba en la infancia, e intenté evitar un color que era inevitable que te fijaras en el. Porque pensaba que con todo eso te volverías débil, que no sabrías defender tus intereses y que te volverías ñoña. Pero me has demostrado que esas no son tus herramientas de desarrollo, que sabes lo que quieres y que también puedes cometer errores. Ya son casi 9 años los que llevas a mi lado, y desde que naciste el tiempo comenzó a correr de otra manera. Te tuve en mis brazos todo el tiempo que pude, te besé y te hablé, te canté y te sentí única. Cometí y sigo cometiendo muchos errores. Como si tú fueras la culpable de mis desquicies. Descargo contra tí mis frustraciones cuando tú has llenado mi alma y mi persona, has completado algo que desconocía que faltaba cuando no te conocía. Sin tí nada sería igual.
Recuerdo los miedos con los que  viví tu llegada y como contigo los fui superando. Me encanta que seas tu misma y no un reflejo de mí. Que seas un inagotable culo inquieto que hace decenas de piruetas en cuestión de minutos, y en los espacios más reducidos. Que seas tan desordenada y despistada aunque me cueste la paciencia. Me encanta que hayas sido tú la maestra de mi maternidad, porque nunca nadie podría haberlo hecho mejor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s