Igualdad·mujeres

¿Y MI PAPÁ QUÉ?

No me gusta cuando dudan de las capacidades de papá. Cuando le preguntan a mamá con quien nos ha dejado mientras ella trabaja o queda con sus amigas.
No entiendo por qué dudan de si puede dar de comer o dormir a mi hermano de 10 meses. No sé porque la pediatra mira a mamá mientras habla de nuestra salud o porque la maestra cree que a papá le interesa menos nuestra educación que a mamá.
A menudo escucho que sólo las mamás están cansadas de criar y educar, ¿Qué pasa con mi papá? Él también se despierta a media noche para calmarnos, para darle un biberón al bebé, para llevarle agua a mi hermano o para darme medicina si me duelen los oídos. Es capaz de hacernos hueco en su cama aunque a la mañana siguiente su espalda no valga para nada.
Papá llega de trabajar a las 7 de la mañana y empata con nuestros desayunos, higiene y entrada al colegio. Duerme al bebé, prepara nuestra comida o nos reparte en actividades extraescolares.
No entiendo porque le preguntan a mamá si él puede manejarse sólo con los tres, cuando el nos lleva al parque, a la playa o al monte a jugar, nos cuenta historias, nos habla de bichos o nos corrige malos comportamientos.
Papá nos ayuda con la ducha, nos prepara la cena y cuando puede nos lee cuentos. Papá nos corta las uñas, nos ayuda con la tarea o nos lleva al médico. También nos corrige en la mesa, nos hace reír o nos gasta bromas.
Mi padre es como mi madre, y lo echo de menos cuando no está.
Cuando le dicen a mamá: – ¡Ay que padrero ha salido!- noto que le tienen pena, como si algo estuviera fallando en ella. ¿No puede ser que tanto uno como otro son importantes para nosotros y que en cada etapa de nuestra vida necesitamos más cosas de él que de ella o al revés? ¿Por qué creen que papá no tiene las capacidades de mamá?IMG_20170718_233410.jpg
Papá también ha dejado cosas atrás. Desde que nací no tiene el mismo tiempo, no puede dedicar al deporte y al ocio todo lo que le gustaría. Papá también siente cansancio por falta de sueño, frustración cuando no puede enfrentarse a un berrinche y alegría cuando nos ve sonreír. Nos quiere mucho y nos cuida. Nos atiende con la misma dedicación que mamá.
Y es que papá y mamá han aprendido juntos a hacer las cosas con nosotros lo mejor posible, han aprendido a dar un biberón, a dormir un bebé, a calmarlo, bañarlo o cambiarlo. Aprendieron a poner y a quitar pañales cuando creyeron oportuno. Nunca dieron por hecho que a uno le pertenecía una tarea más que a otro, ni se juzgaron por hacer las cosas mejor o peor, simplemente han hecho y hacen esta travesía juntos. Por todo esto y muchas más cosas que vivimos día a día en casa creo que nadie debería dudar de si mi papá puede o no estar a solas con nosotros, igual que nadie duda de mamá.
Él desea que seamos personas seguras de sí mismas, que nos valoremos y que no dejemos que nada nos venza. Nos escucha, nos recomienda y está ahí cuando lo necesitamos ¿se aleja tanto de los deseos que mamá tiene para nosotros y de cómo mamá nos atiende?
¿Por qué miraban raro a papá en el trabajo cuando quiso quedarse cuidando a mi hermano recién nacido y mamá se puso a trabajar? ¿Por qué sentía que hacía el gandul si cogía el tiempo de lactancia de mi primer hermano?
Hay algo que está fallando y no sé lo que es, lo único que sé, es que si algún día tengo hijos quiero para ellos un papá como el mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s