LA PAREJA DESPUÉS DE LOS HIJOS/AS

Tanto han cambiado nuestras vidas, tan cerca y tan lejos. No sé cuando te marchaste, o quizás me marché yo. Recuerdos los escalofríos al sentir tu piel, tu mirada y tus besos. Las noches veladas por largas conversaciones quedaron en el olvido. Echo de menos tus largos abrazos, acurrucarnos durante horas sin nada que hacer, tirarnos con pelis y mantas.

Ya no están los paisajes nocturnos a solas, las sonrisas robadas del alma. Miro a través de la nostalgia aquellos años en los que me enamoré de ti y añoro más de un instante a tu lado. ¿Dónde nos hemos quedado? El tiempo se ha consumido, en tres suspiros.
Tanto han cambiado nuestras vidas que el amor se consume entre pañales. Es un espejismo inquebrantable de dos jóvenes que sentían que estaban hechos el uno para el otro. Amar se divide entre cinco y el resultado no es justo. Quiero que tus labios rocen mi piel sin prisas ,sin sobresaltos. Que me mires a los ojos y continúes amando a quien conociste. El tiempo nos esperó sentando en la estación, viéndonos pasar en cuanto trenes deseábamos. Nos perdimos juntos, el uno con el otro. Conocimos la fuerza del corazón y acariciamos las nubes con los dedos. Vencimos batallas que casi nos hacen desfallecer, y luchamos con nosotros mismos por conquistar al otro. Dejamos pasar al miedo y lo empujamos cuando ya no nos hacía falta. Quisimos dejar al destino lo que era solo nuestro, nos amamos sin condiciones y creí perderte en el camino. Te busco y me buscas, entre risas, entre niños/as. Pensé que pasaría mi vida entera entre tus labios pero quedó interrumpido por puzzles y cuentos. Quise amarte intensamente hasta que llegaron otros sueños, distintos.  Sueños cargados de juguetes, lavadoras y papillas. Se esfumó el tú y yo, convirtiéndose en nosotros/as.1511785167846

Quisiera un rato contigo. Recordar y no añorar a aquellos seres que transformaron su vida con metas comunes. Que se conocieron durante unos pocos años y se transformaron durante otros tantos, lidiaron con berrinches y se enfrentaron por ideales. Aportaron una descendencia que cambió la pareja.

Ahora nos encontramos por las noches en algún lugar de la casa, hablando, riéndonos o debatiendo. Comemos cualquier cosa poco elaborada y estamos pendientes por si el peque llora. Llegar a la cama es un objetivo complicado y dormir muchas horas se premia con el descanso. Somos conscientes del cambio que vivimos y tenemos que agarrarnos  a la comunicación para no caer en el vacío. Cuando una pareja pasa a ser más de dos tiemblan los cimientos, tienen que recordarse a menudo que siguen ahí, al otro lado de maternidad/paternidad, que continúan siendo la misma persona pero con nuevas responsabilidades y poco tiempo.

Tanto han cambiado nuestras vidas que no sabemos cuando volveremos a situarnos por delante de esta transformación. Quiero continuar sembrando contigo aquello que empezó mucho tiempo atrás, y observar poco a poco florecer este laborioso jardín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s