MIS HIJOS/AS TIENEN CELOS

Cuando aparece un/a hermano/a en la vida de un hijo/a (hijos/as) la situación cambia para todo/as. Por normal general se comienza a preparar al menor desde la espera de este nuevo ser pero la realidad llega cuando ya está en casa. A veces las cosas no son como imaginábamos, parecía que todo iba a ser más sencillo de lo que es porque se había trabajado un “antes”. Lo cierto es que cada pequeño/a es un mundo y la edad en la que aparezca el nuevo/a miembro es crucial para poder trabajar de manera más sencilla y práctica los celos. No todos/as lo viven de la misma manera y por ello hay que observar con paciencia la actitud que está tomando nuestro/a hijo/a no solo con su hermano/a (a veces no es contra el otro/a) si no sus comportamientos con el medio, amigos/as, compañeros/as de escuela, en casa, etc. Es una tarea que se puede hacer complicada pero que si la trabajamos en familia se hace más llevadera e incluso intermitente o inexistente.1512477946386

Los celos son parte de nuestra emociones y sentirlos es parte de nuestra vida. Lo que tenemos que lograr es saber sobrellevarlos e identificar aquellas causas de nuestro malestar para poder modificar esa sensación tan negativa. Los/as pequeños/as de la casa necesitan de nuestra ayuda para sentir la tranquilidad que tenían con anterioridad al nacimiento de su nuevo/a compañero/a. Cada uno/a lo expresa de manera diferente, en ocasiones pueden estar más enfadados/as, tener llantos o pataletas que llevan sin aparente sentido, mas despertares nocturnos, agresividad, alteraciones en su forma de alimentarse, etc  e incluso lo que parece todo lo contrario y es más difícil aún de identificar: demasiada adulación por su hermano/a, querer cogerlo/a constantemente, besarlo y abrazarlo todo el rato, etc. En estos últimos casos lo que intentan es ser aceptados, o más bien no ser rechazado por su madre/padre a través de un comportamiento positivo exagerado,  y que los adultos vean lo bien que tratan a su hermanito/a. Sea cual sea la forma de manifestar los celos, somos lo/as mayores los que debemos dar pautas a nuestros pequeño/as para que se sientan felices y plenos aunque haya un nuevo ser en casa.

Hay multitud de webs especializadas en el tema, las cuales te darán ideas y pautas que puedes seguir para modificar esta conducta, solo debes ser paciente y observar sin enjuiciar y culpar a tu pequeña/o. En casi todas las ocasiones ello/as no son conscientes de lo que les está pasando y hacer que sientan el apoyo de su mamá/papá, al igual que fortalecer su autoestima ayudará a mejorar mucho la situación. Hay quienes cierran los ojos y creen que esto no sucede en su casa, pero la realidad es que esto es parte de un proceso natural, del adulto dependerá si quiere o no cambiar las nuevas posturas. En ocasiones ocurre que ya se había vencido la batalla y a los meses o años se vuelve a la carga, entonces hay que volver hacer un escaner familiar y poner en marchar antiguos o nuevos métodos para superar los regresados celos .1512477411863

La realidad en mi casa es que tengo tres amiga/os que a menudo se convierten en enemiga/os. Tres personas que a veces se apoyan y otras se ponen zancadillas, que se empujan y se abrazan. Que se odian y se quieren.

Tres personas que entre sí son muy diferentes, pero que en el fondo son muy iguales, tienes metas comunes y sueños individuales. Son tres seres que conviven día a día, que pasan horas de divertimento y horas de aburrimiento.

Son tres hermana/os que en alguna ocasiones se sienten amenazada/os por el otra/o. Tres hija/os que cuando sienten celos intento no enfadarme a pesar de que en algunas circunstancias me metería también en las peleas y descargaría tensiones. Son los tres trasteadores con los que a veces intento mediar, y otras dejo que soluciones por si mismos sus historias. Tres pequeña/os que no saben que se están enseñando cosas continuamente, que intercambian momentos y emociones que nunca podrían haber experimentado si faltase una/o de ella/os.

A veces es muy difícil llevar bien la situación, no somos profesionales, no tenemos herramientas, o no nos encontramos con fuerza ni ánimo para resolver este tipo de disputas. Es más, nos irritan sus comentarios y sus peleas continuas, consiguiendo que nos pongamos a su altura contestando o mediando de malas formas pero  si queremos  encontrar una armonía “real” hay que buscar  y buscar hasta encontrar la pieza o piezas que encajen en este rompecabezas de la crianza y los celos fraternales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s