Crianza·Hij@s·Reflexiones

PORTEANDO A MI BEBÉ

Cuando nació mi primer bebé desconocía por completo las distintas formas de porteo. Sabía que existían mochilas para llevar al bebé(muchas inadecuadas para su correcta realización) al igual que los pañuelos africanos, pero no sabía de su uso correcto o la colocación idónea que debe tener el bebé al ser porteado. Cuando mi pequeña tenía mes y medio conocí a una mamá que llevaba a su pequeño en un fular tejido. Me mostró las características de este y me enamoré al instante. Así que, me puse a investigar un poco (en aquel entonces no se porteaba tanto como en la actualidad) y conseguí crear mi propio fular tejido de 4 metros y poco. Desde entonces y con mis tres trasteadores he puesto en práctica el porteo con   distintos tipos de fulares, mochilas o bandoleras.

FULAR ELÁSTICO O TEJIDO.
Ambos fulares que escogí para portear a mis bebés eran de 4 metros con 10 centímetros. Por mi tamaño y el de mi pareja esta medida era la que considerabamos más cómoda para cargar a nuestra hija o hijos.
Aprendí a realizar varios nudos, pero el que más utilizaba por comodidad era el nudo “cruzado”. Actualmente hay cientos de videos de profesionales en la web, así como talleres presenciales que te enseñan a portear a tu hijo/a con este fular.
Este tipo de  pañuelo de cuatro metros lo utilizamos desde que nuestros bebés eran recién nacidos hasta sus 6 y/o 8 meses. Se puede utilizar hasta prácticamente los 2 o 3 años del peque, pero a nosotros ya nos resultaba incómodo tanta tela, porque cuando estaba en la calle y quería colocarmelo debía hacer malabares para no arrastrarlo por el suelo.
Entre el fular elástico y el tejido, me resultó más cómodo y versátil el elástico. Se adapta mucho más al cuerpo del porteador y el bebé, es más fino (en un clima como el de Canarias es bastante mejor) y puedes dejarte el nudo hecho para volver a colocar al bebé después de sacarlo.1516013919877

MOCHILA PORTABEBÉ
La primera mochila que usamos con nuestra hija era de una marca conocida de artículos de bebé, así que sin pensarlo nos lanzamos a su compra sin saber que no tenía nada de ergonómica. Los pies de la pequeña quedaban colgando, el peso del bebé se cargaba sobre un solo punto de apoyo en la espalda del porteador, era difícil de adaptar al cuerpo de ambos y muy rígida. Así que la abandonamos rápidamente pasando a la bandolera.
La segunda mochila que compramos, con nuestro tercer trasteador, es ergonómica(baby tula) . El peso del bebé queda repartido en los distintos puntos de la espalda, hombros y cadera, es una mochila muy cómoda y el bebé tiene la correcta posición de ranita. Sus cierres son con broches, tiene un pequeño bolsillo, y sus asas son acolchadas. Una vez puesta puedes ajustarla con facilidad, y se le puede dar uso hasta casi los 3 años(dependiendo del peso del niño /a). Se coloca con mucha facilidad y a mi me encanta para portear al trasteador pequeño en la espalda.1516014009219

BANDOLERA
En cuanto a las bandoleras siempre me han gustado por la rapidez y sencillez de su colocación. Las he usado cuando mis bebés ya se mantenian sentados y con la cabeza bien sujeta. Este tipo de pañuelos son un extra en el porteo, no suelen ocupar mucho espacio y hay diversidad de telas(seda, algodón o lino son los mejores). Esta bien para llevarla por períodos cortos de tiempo ya que el peso no queda distribuido de igual forma que con la mochila o fular largo. Yo lo uso especialmente en momentos de espera en el que el pequeño se mantiene inquieto en el carro, en vez de cogerlo y cargar mis brazos(los cuales ya están agotados de sus 12 kilos) distribuyo el peso en hombros y cadera dejando mis manos libres para cualquier maniobra. Este tipo de pañuelos se pueden colocar con distintos nudos, también los hay con anillas que facilitan su ajuste una vez puesto el bebé.

Para mí, portear a mis pequeños me ha facilitado muchos momentos de la vida cotidiana. Llevarlos pegados a mi cuerpo me ha reconfortado y dado seguridad por sentirlos protegidos. Me ha permitido poder realizar todo tipo de tareas en casa y fuera de ella cuando el bebé estaba inquieto, tranquilo e incluso dormido. He podido trastear con mi otra/o hija/o mientras porteaba al más pequeño. Es algo que recomiendo a mamás y papás a menudo por las comodidades que esto nos ha dado a nosotros, y que creo que puede aportar a los demás. ¿Y tú que cosas buenas le veas al portero?

En el próximo post hablaré de los beneficios del porteo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s