Crianza·mujeres·Reflexiones

MAMÁS REALES QUE HABLAN SIN FILTRO

Cómo me gusta sentarme con un buen vino en la mesa a escuchar a las mamás que tienen hijas/hijos más mayores que la/os mía/os(también a las que los tienen más pequeños/as). Que son mujeres de verdad, que me cuentan cómo se enfadan con sus hijas/os adultas/os o adolescentes, y como llega un momento en que no hay punto de inflexión. Me gusta aprender(de lo bueno y de lo malo) y sentir que no soy un bicho raro, que soy una más, mejor o peor ,semejante o diferente, da igual me siento identificada y con ello ya es suficiente. Suficiente porque no me siento mal, porque veo que la realidad es la que es, y es que las teorías se lleven o no a cabo lo que prima al final es la coherencia, el momento y las circunstancias de cada una.

Desde hace unos años parece que todo debe ser de color de rosa, porque no podemos perder la paciencia, porque si nos enfadamos con nuestros hijos/as dañamos su autoestima, porque si elevamos la voz sentirán que son inferiores, porque si les decimos tal se convertirán en cual, porque si les tratamos de tal modo serán de aquel otro…y todo se vuelve estresante. Solo hay que vivir para y por ellos y no estoy de acuerdo, nada de acuerdo. Soy una mamá normal, o no, quizás sea peor porque muchas no gritan, quizá más horrible porque pongo malas caras, quizás soy de las pésimas porque me vuelvo autoritaria. 1525906949999Soy una mamá cualquiera, de esas que jamás saldría en un catálogo ni sería el ejemplo perfecto de la maternidad, porque la maternidad, al igual que ha podido sacar lo más bello de mí ha sacado lo peor y más lamentable de mi persona. Y la verdad, no quiero salir en un catálogo, solo quiero continuar esta travesía sin terminar extenuada, y hacerlo cada día un poquito mejor que el anterior.

Educar uno, dos o seis hijos/as es complicado, y quien no pierda la paciencia en un momento dado “chapó”, pero yo, no lo he conseguido todavía(y soy una persona muy tranquiiila. Batallo todos los días para mantener la calma, pero cada mañana es diferente, y hay días que no estoy de humor, que algo externo me ha hecho enfadar, que me siento irritada, más sensible o hecha una mierda ¿Tengo que fingir que soy una rosa ante mis hija/os cuando soy un cactus o una carnívora?¿Qué puedo explicarles que hoy no es mi día, que me tengan paciencia y que me entiendan?sí, pero no significa que con uno ,cinco y nueve años se vayan a poner en mi lugar y vayan a cambiar su actitud porque mami hoy está irritada. 1525206640942Hay días que no pasará nada y otros en los que las contestaciones de uno/a, los comportamientos de otro/a  y el no parar del más enano estallen en una batalla campal. Puedo ponerme a la altura de ellos, contestar con los mismos tonos, con idioteces, gritar, o responder mal  (entre algunas de  las cosas leves cuando el tema está suave…)para después sentirme mal, porque lo he hecho fatal y las demás mamás no lo hacen así, las demás dialogan, mantienen la calma, respiran, tienen herramientas para no enfadarse, para conseguir el sosiego continuo y eterno que yo no tengo, y me lleno de malestar, porque no lo hago correctamente.

Entonces me siento en una mesa, con mujeres de verdad que me demuestran que en la vida nuestros/as hijos/as se van a encontrar con gente de todo tipo y con estados de ánimo muy diferentes.  Qué vivimos en un mundo real en el que hay cosas que no nos van a gustar de los demás, al igual que de mamá, de papá o de nuestros hermanos/as, porque son personas cambiantes, al igual que ellos/as. Adoro escuchar a aquellas madres que me ponen los pies en la tierra, y que me enseñan a ver la maternidad con otros ojos, que me muestran con sus experiencias la profundidad del iceberg, sin nada que esconder, sin aparentar y mostrándome  la otra cara de la moneda sin restricciones. Charlas sin filtros que no cruzan la redes, que se quedan en una buena mesa, con una conversación compartida de madres a madres. Sin miedo, sin críticas, sacando a la luz todas aquellas experiencias que nos hacen “malas madres”, y que hacen más llevadera está “dura y ajetreada” experiencia. ¡Salud por todas esas madres sin filtro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s