mujeres·Reflexiones

TU CUERPO DE MUJER

Comienza a cambiar tu cuerpo y en unos años te convertirás en mujer, y déjame que te de un par de consejos; rompe los cánones y las simetrías, no te dejes llevar por los maniquíes de escaparate vendiéndote algo imposible, el cuerpo de cada mujer está forjado por su propia historia.

Haz que lo físico esté en sintonia con lo mental, y siempre estarás bella, por dentro y por fuera. No te ancles en una idea, todas las mujeres somos perfectas por el simple hecho de serlo.

Si en algún momento de tu vida no te sientes bien con tu cuerpo siéntate y contempla esas barrigas redondas, lisas, con una o dos curvas que tienes a tu alrededor. Mira cada cadera y cada cintura, no hay una sola igual; las hay anchas, delgadas, con o sin grasa, las que se les aprecia el hueso o las que lucen con carne, esa es la realidad. Escupe los estereotipos que has ido tragando durante tu infancia, los que las películas, series, revistas, carteles y anuncios te han ido hidratando. Me encantaría que estuvieran fuera  de ti antes de que alcanzaras la adolescencia.

1532212315384.jpg

Tus primeros cambios se verán reflejados en el pecho. Estos podrán ser pequeños, medianos o grandes, pueden estar juntos o separados, estar más o menos elevados, llenos o vacíos.  Ni tus propias mamas serán iguales entre ellas. A estas se les mide por tallas y copas que derraman conflictos internos, peleas emocionales por conseguir una imagen grabada a fuego en nuestra piel. Pero quédate con la esencia de tu cuerpo, esa que te dio la genética y que te hará realmente feliz si la aceptas.

Observa esos tatuajes naturales de marca femenina que registran vivencias, se llaman estrías, recorren barrigas, cinturas, pechos o caderas. Lamentablemente ninguna de nosotras las quiere.

¿Y las nalgas? hay una diversidad muy amplia, las prominentes que combinan con piernas delgadas o gruesas, las planas con caderas anchas o finas, medianas con muslos fuertes o muslos débiles, las hay duras y blandas. Si te fijas son como dos sonrisas, una en cada pierna, y la gran mayoría de ellas con los hoyuelos de la eterna felicidad,  la celulitis. Ama las que tengas porque son parte de ti.

1532212596229

Somos seres preciosos en constante comparación, aceptadas o no por unas modas que varían según la década o el siglo que nos toque vivir, aferradas a unas formas imposibles a las que queremos moldearnos. Pero dicen que la naturaleza es sabia, por eso nos creó a todas diferentes, ni mejores ni peores.

No intentes maquillar el paso del tiempo, elimina las llamadas imperfecciones forjando tu seguridad, tu valía o tu fuerza interna. Cuídate para ser una mujer sana y feliz.

Y recuerda que no hay nada más femenino que lo que proviene de una mujer, de cualquiera de ellas.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s