DESGLOSANDO LA DISCIPLINA POSITIVA

He arrancado la semana con un buen libro entre las manos. Un libro que habla de disciplina, una palabra que es continuamente malinterpretada cayendo, la mayoría de las personas, en el error de asociarlas a autoritarismo.

La RAE dice así: Disciplina; doctrina, instrucción  de una persona, especialmente en lo moral. En otras palabras sería el conjunto de ideas, enseñanzas o principios básicos que nos gustaría, en este caso, que nuestros/as hijos/as adquirieran para tener un comportamiento u actitud específica.

Este libro en concreto habla de la disciplina positiva, es decir, muestra diferentes formas de llegar a tus pequeños/as (a partir de una edad) con una correcta comunicación, ayuda a identificar las emociones de grandes y pequeños/as para poder así trabajarlas de manera efectiva, modificar las posibles luchas de poder, enseña a evitar los castigos tan arraigados en nuestra cultura, etc. En general te da pautas para educar con amor y firmeza, que no es ni permisividad ni autoritarismo .Es enseñar a nuestros/as hijos/as a valerse por sí mismos/as, a respetar, a comunicarse, a sentirse bien y elevar su propia estima, con respeto mutuo.1534798051549

Desde que nació la trasteadora hace ya casi diez años he podido buscar diferentes formas y técnicas para educar de la forma más respetuosa posible, la mayoría de las veces ha salido todo genial, pero en ocasiones y según las circunstancias la tortilla se ha dado la vuelta y se ha desecho en pedacitos. Seguramente por mi culpa por no haber sabido mantenerme, por perder la paciencia, por tener un mal día o simplemente porque soy humana. Lo cierto es, que para conseguir aplicar este tipo de disciplina hay que hacer un trabajo propio muy grande que todos/as no estamos dispuestos/as a aceptar. En mi caso, intento hacer una versión mejorada de mí misma identificando aquello que hace que me sienta tan mal o frustrada a la hora de llegar a mis hijos/as y no conseguirlo. Busco que es lo que tanto me irrita de ella o de ellos y procuro cambiarlo. A veces es pasajero y caigo veinte mil veces en el error, otras muchas he conseguido transformarlos y otras tantas mil he querido mandar a tomar viento las teorías, las ideas, las pautas y las herramientas. Porque es difícil, y tengo que volver a empezar por mí misma, a mirarme en el espejo y preguntarme que espero de mí, y no de ella/os.

Esta lectura, como la maternidad, es un viaje al interior de mi persona. Me fascina la idea de mejorar cada día un poquito más mi relación con la/los trasteadores, de poder eliminar de mis frases coletillas innecesarias que solo levantan muros y generan malestar en sus personas. Tomar como un juego y sin miedo a equivocarme, los pasos a seguir, los utensilios a usar en cada jugada, disfrutar de la educación sin estrés, sin pulsos, sin chantajes ni “cansancio”.

Amo ser mamá, y a veces lo que más duele en este proceso no es “que no me hagan caso” si no el hecho de aceptar quien soy de verdad, porque con ellos/as soy la persona que realmente soy, sin máscaras ni maquillajes. Y aceptar no es asustarme y quedarme quieta, porque “yo soy así”, es comprometerme a mejorar adquiriendo también para mí misma una disciplina que me llene de más amor, honestidad y confianza. Será así cuando consiga llegar aún más a mis tres grandes pasiones.

Voy desglosando la disciplina positiva con la idea de aplicar poquito a poco algunas de las cosas que voy aprendiendo. Lo hago con todas aquellas técnicas que considero que me puede ayudar a mejorar la relación con mis hija/os. Al fin y al cabo, y como digo siempre lo que deseamos las mamás y papás es que nuestros/as  hijos/as sean emocionalmente estables, asertivos, con gran autoestima y felices, y para ello se necesita un gran trabajo propio. Y tú¿cómo intentas educar a tus hijos/as?

¡Gracias C.G por compartir!

 

6 Comments

  1. Creo que todos tratamos de educarlos cómo podemos para que dé mayores tengan herramientas para afro tal cualquier situación. Aunque no es fácil. Yo educo con mucho amor pero creo en los castigos, como consecuencia de un acto. Eso si, no son castigos como los de antaño, no mucho menos, si no como método de aprendizaje de determianados actos.

    Me gusta

    1. En este libro explica las alternativas al castigo, y sus consecuencias, a veces pensamos que si no los castigamos no van a aprender, o serán malos niños, o nos van a torear. Yo he usado ambas cosas(como tú dices no castigos de antaño) y lo cierto es que en nuestro caso la opción de no castigar ha ido muy bien, para ellos y para nosotros(adultos), pero cada familia es un mundo, y como bien dices tratamos de educarlos cómo podemos para que de mayores tengan herramientas!gracias MamiRebelde por tu comentario.

      Me gusta

  2. La disciplina positiva me parece una buena opción para educar aunque he de admitir que a veces se me hace difícil aplicarla. Creo que a todos nos pasa que, como tú dices, se nos tuerce la tortilla (todos tenemos días malos y los niños no son excepciones) y nos cuesta canalizar la situación de forma adecuada.

    Me gusta

    1. Si que es difícil de aplicar, supongo porque no sabemos exactamente como hacerlo siempre, por lo menos en mi caso. Pero me gusta mucho sobre todo porque no te lo pintan todo como fantástico y maravilloso, si no como una realidad que se puede mejorar. Gracias Mamá Arco Iris.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s