¿SABÍAS QUE CONSECUENCIAS TIENE EL CASTIGO?

Somos muchas las personas que creemos que la sociedad ha evolucionado, y con ello también debería a ver avanzado la educación o crianza de nuestros/as hijos/as en casa(además de en la escuela). Por otro lado están aquellas otras personas que dicen “a mí me educaron así y soy una persona normal”, las cuales se aferran a la idea de que su forma de educar no tiene equívocos pero si ven errores en la de aquellas que intentan modificar y cambiar aspectos de una crianza anticuada. Claro está que este último grupo, a mi parecer, no se ha planteado realmente cuales son las consecuencias reales de lo que fue y es una educación plenamente conductista a base de premios y castigos. Ni premios ni castigos

Comienzo poniendo un par de ejemplos muy simples: ¿Cómo era la decoración de una vivienda hace 30 años?tenía aquellos muebles enormes que a abarcaban todo un salón, figuras de porcelana, cuadros de fotos familiares en un estudio, un montón de azulejos en paredes de baño y cocina, etc ¿y ahora? ¿Cómo se decora ahora?

Hace 4 décadas¿Ibas sentado/a en una silla infantil en el coche de tu madre o padre?¿Y ahora porque si?Porque está demostrado que protege a nuestros menores de muchos accidentes.

¿Hace 30 años practicaban algún tipo de deporte tus padres?¿Algun adulto de tu entorno? Probablemente no, ¿y es acaso una moda actual o está más que demostrado la importancia de este para la salud física y mental de la gente?

De igual forma pasa con la educación de los menores. Hace treinta o cuarenta años el respeto no se aprendía, se imponía…”porque lo dice el adulto y lo hace por mí bien” y con ello nos enseñaron que cualquier adulto es merecedor de nuestro respeto; el que nos grite, nos hable mal o el que nos exige sin más, que en la actualidad se extrapola por ejemplo a mantenerse callado ante un jefe o compañero porque así son las cosas.

Está demostrado que la educación a base de castigos tiene muchas consecuencias negativas para nuestros/as pequeños/as y lamentablemente con este tipo de enseñanza tampoco se trabajan las emociones, tan imprescindibles para el desarrollo de las personas. Queremos soluciones rápidas, y esto nos lo da una educación a base de estímulos (positivos/negativos) ¿funciona?claro que sí, con resultados momentáneos que modifican al instante el comportamiento.  Pero ¿qué ocurre a la larga cuando todo se fundamenta en premios y castigos? Pues que aparecerán una, dos o varias de las consecuencias siguientes:

-Miedo al fracaso o a la equivocación.

-Se desarrolla una inseguridad que no deja progresar, innovar o arriesgar, porque se espera algo demasiado alto de nosotros/as.

-La autoestima se resiente, el concepto de si mismo/a tiende a la inferioridad.

-No existe la asertividad; defender los derechos propios viene acompañada del miedo al rechazo o reproche.

-No prima lo que se hace si no lo que se conseguirá, aparejado a la idea de tener que hacerlo bien de manera constante para alcanzar el “premio” o por lo menos no recibir el castigo.

-No se sabe identificar, trabajar o modificar las emociones porque no se entiende el proceso por el que se está pasado(en el momento o la circunstancia que sea).

-Aparece la rabía o la ira hacia el entorno cercano. La venganza o la crítica se hace parte natural de la persona.

-Necesidad constante de que nos digan los bien que lo estamos haciendo.Consecuencias del castigo

Estas son algunas de las consecuencias que se pueden desarrollar en nuestros/as hijos/as cuando continuamos educando en un constante de premios y castigos. Ser madre/padre nos debe enseñar a ser ante todo respetuosos con nuestros descendientes, ellos/as se merecen un trato igualitario. Y entonces llegan las dudas”y ¿Entonces como lo hacemos?” Pues quedándonos en el punto medio, ni autoritarismo ni permisividad, hay un gran mundo de opciones respetuosas esperándonos.

Si eres de mi generación seguro que para conseguirlo tendrás primero que hacer un trabajo personal ¿Y porqué no? Yo he comenzado por quitarme de encima algunas creencias erróneas que me han acompañado a lo largo de mi vida, como es el hecho de considerar que para que un/a niño/a aprenda antes debe de sentirse mal.

 

 

 

 

 

Anuncios

8 Comments

  1. Más que castigos, lo que tiene que haber son consecuencias a ciertos actos. Que los peques vean que cuando hacen algo malo intencionadamente, hay una consecuencia por ello. Esto de criar no es tan fácil como parece, y eso lo descubrimos cuando ya somos madres… si castigas mal, si no castigas también mal, y al final toca buscar un equilibrio y una fórmula que sea respetuosa pero a la vez que enseñe. Yo jamás he usado sistemas de premios y tampoco uso castigos pero si consecuencias. (que viene a ser similar, para que engañarnos).

    Me gusta

    1. Totalmente de acuerdo, los límites son muy importantes para su desarrollo. Una cosa es un castigo para hacer sentir mal a nuestro/a hijo/a porque pensamos que así aprenderá, eso no motiva de ninguna forma a nuestros/as pequeños/as al cambio o mejora.Gracias por tu comentario!!

      Me gusta

  2. A mi lo que me sororende es que siguen habiendo familias que educan en base al castigo. El tema de los premios es mas dificil de erraďicar y es una delgada linea entre oremiar pir premiar y a cambio de algo. Yo si creo en las consecuencias, pero de esas los niños se dan cuenta solitos cuando suceden.

    Me gusta

  3. En nuestro caso utilizamos mal el término porque como dices, es nuestra costumbre, pero lo que les enseñamos es que los actos tienen consecuencias y hay que apechugar con ellas. Tanto pequeños como mayores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s