BAJA PATERNIDAD

Con esto de alargar la baja de paternidad las redes sociales se llenaron de comentarios a favor y sobre todo en contra de esta. Al margen de lo evidente e importante que sería una baja de maternidad de mayor duración, creo que es fundamental que el padre acompañe a la madre en esta etapa tan crucial en sus vidas.

Y es que había un post rondando en la redes que hablaba de la dureza de la maternidad, de como una mujer trae vida al mundo aunque  le cueste  su suelo pélvico, alimenta a su cría aunque el puerperio la doble de dolor y un largo etcétera para acabar diciendo que entonces aparece el padre se hace la foto con su recién nacido y encima le dan las mal merecidas semanas de baja como a la madre.

 Sí, está el que solo se hace la foto con su recién nacido, está también el que dice que eso de la paternidad es agotador cuando hace dos cosas de las cincuenta mil que hay que hacer, está el que sigue teniendo su ocio y espacio cuando su pareja los ha perdido. Están los hombres que se esconden en su trabajo, o hace horas extras por no aparecer por casa, están también los que se hacen los sordos cuando el bebé llora a media noche, o los que relegan en su mujer con la excusa de que da teta, de que entiende más o de lo que sea, pero esos son en toda regla, unos caraduras.IMG_20180825_152658_799

Hoy quiero lanzar una baza a favor de aquellos hombres que desde el primer instante en que supieron que iban a ser padres sintieron miedo a lo que se avecinaba, acompañaron a sus parejas en todo el proceso y jamás se desentendieron de sus obligaciones.

Y es que nadie le quita mérito a una mujer por pasar un proceso tan intenso como es portar una vida en el vientre, dar a luz y su consecuente postaparto -resumiendo mucho mucho los cambios que se viven-.  Pero dos o tres semanas no es nada para cuidar a un recién nacido y su mamá, cuando todo parece ser de dos uno desaparece porque se tiene que marchar a trabajar, y como no, vuelve a recaer todo el trabajo en la madre, la cual no creo que esté recuperada lo más mínimo después de 15 o 21 días.

IMG_20180623_121424_338

Abogamos por el feminismo, pero en cuanto se equipara una realidad que nos acerca a la corresponsabilidad escupimos sobre los hombres porque no se lo merecen. No se lo merecerá el tuyo, yo, si tuviera otro hijo/a estaría deseando que mi pareja me acompañara el tiempo necesario para adaptarnos al cambio, ambos. Porque los dos somos madre y padre del bebé, y ya que yo lo he llevado en mi vientre y he tenido un duro parto y postparto que menos que apoquine con lo que le toca, que esté ahí  cuando el desasosiego del postparto invada mi rostro de lágrimas, que me cure la episiotomía, o masajee mi resentida espalda . Que menos que yo pueda descansar un poquito más cuando él se levante por la noche a acunar al bebé, a colocarlo en la teta, a cambiar los pañales, o preparar un biberón. Que elija la ropa, prepare bolsos, se levante cuántas veces haga falta para calmar cólicos, meza al bebé hasta dormirlo, o me acompañe a elegir tetinas y sacaleches. Que menos que traerme agua mientras amamanto, me abrace cuando todo me de vueltas, lave ropa, prepare comida, barra,o compre.

Son muchas cosas para solo quince días.

Yo quiero corresponsabilidad y eso significa compartir la responsabilidad con otro, el padre. Tenemos las mismas obligaciones ambos, y por eso creo que los padres sí deben tener una baja de paternidad de ocho, diez oo dieciséis semanas.

 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s