¿SABES QUE SON LOS/AS NIÑOS/AS “hiperregalados”?

Ha pasado un mes desde que los Reyes Magos pasaron por casa, y parece que fue hace una eternidad, con el rollo de volver a la rutina da la sensación de que esos días no pasaron. Lo cierto es que después de la intensidad del primer y segundo día con las cosas nuevas, los días posteriores no han tocado apenas los regalos, y solo han pasado dos semanas. ¿Ya están aburridos? ¿Se acabo el interés tan temprano?

¿Será el Síndrome del niño/a “Hiperregalado”?¿Lo has escuchado alguna vez? Pues son aquellos/as menores que “sufren una avalancha de obsequios y regalos en un mismo día” esto lleva a que no se concentren realmente en lo que están abriendo,y la finalidad es abrir más y más acabando esto en una apatía completa. Suele suceder en las fechas de navidad, reyes y cumpleaños, y se incrementa en aquellas/os niñas/os que además de en esta fecha reciben regalos a menudo durante el resto del año, ya sea porque son premiados constantemente por tareas bien hechas –en vez de dar valor al esfuerzo realizado por el/la menor-,  por demostrar afecto del adulto hacia el infante –por supuesto mal entendido, ya que esto les enseña a poner precio material al amor que reciben de los otros/as– o por darles aquello que el adulto nunca tuvo, para tapar el tiempo que no pasamos con ellos/as o porque creemos que es una forma de motivación. Niños hiperregaladosY nos equivocamos en nuestras acciones, creemos que regalar en exceso -nunca lo vemos como mucho- les hará más felices, y ocurre todo lo contrario; pequeños/as en continua frustración, con poca imaginación, caprichosos, consumistas, exigentes, e indecisos entre otros. Es cierto que la sociedad de consumo nos empuja a creer que podemos satisfacer sus necesidades con cosas materiales, tendemos a pensar que se compararán con sus iguales o que no quedarán satisfechos con “poco”.  Pero no es una NECESIDAD recibir regalos, es una costumbre arraigada que no estamos obligados a llevarlas a cabo -yo siempre me excuso que es por ella y ellos-.  Hay cosas que se nos van de las manos, si no los sobrecargamos de juguetes a los que no hacen ni caso los sobreprotegemos en exceso.

Lo cierto es que en casa, hace unos años, y sin conocer el término “hiperregalado” siempre intentamos evitar el exceso con nuestra primera hija e intentábamos que siempre tuviera cuatro juguetes en la habitación: por ejemplo: bloques, cocina, pelota y coches, a la semana siguiente guardábamos dos -cocina y pelota- y sacábamos otros dos; muñequitos y animales, para que mantuviera el interés por sus cosas. Después de cada cumple o reyes regalábamos algunos de los juguetes que ya prácticamente no usaba.img_20190129_233947

Con la llegada de nuestro segundo y tercer hijo lo de los cuatro juguetes se dejó de cumplir, pero sí regalamos cada cierto tiempo juguetes y juegos que ya no usan, ella/os hacen la selección, y la verdad es que se deshacen de muchas cosas sin problema, no sé si es porque enseguida se desencantan o porque prefieren otro tipo de juegos, pero para ser tres no tienen muchos artilugios  y es que si no no entienden el valor de las cosas, aunque a mi parecer no valoran lo que tienen, o simplemente les da igual. Y es que¿Cómo se consigue que valoren?

Actualmente, cada día al llegar del colegio si es por ella/os se lanzan a la televisión y desconectan completamente del día de esa forma, pero no nos gusta la idea de que se peguen la tarde entera pegados a la pantalla, así que muchas de las tardes que no tienen actividades extraescolares llegamos al acuerdo – si no salimos a la calle- de apagar la tele a cierta hora con la idea de jugar el tiempo restante. En ocasiones remolonean hasta que se entretienen, pero la mayoría de la veces no cogen juegos ni juguetes terminan usando la imaginación la trasteadora grande y el trasteador mediano -al pequeño lo van integrando poco a poco en algunos de los juegos-. Ayer mismo jugaban a los exploradores, pillan una gorra, una linterna y un cuaderno  y entran y salen de habitación en habitación montando sus historias. En otras ocasiones el transportín de la perra puede ser un submarino, o con una caseta hecha de sillas y sábanas se convierten en indios que pescan truchas en el río. Los he escuchado luchar como policía y ladrón, cocinar en un restaurante de alta cocina, y vivir un programa de pruebas saltando de sillón en sillón. Pero¿y los juguetes? ¿los juegos de mesa? ¿los muñecos? ni caso, la gran mayoría de veces ni los tocan… ¿será el fenómeno del niño/a “Hiperregalado”?img_20

Que no toquen los juguetes no significa que no jueguen, pero sí que tienen otra forma de divertirse, cada uno y una lo hace como más les entretenga. Por ahora mis peques no cumplen con las características de los/as niños/as “hiperregalados”, principalmente porque no los hemos saturado a regalos -algún cumpleaños con compañeras/os si han llegado a los 10 regalos- ni en reyes, Papá Noel, en días de notas, cumpleaños, ni el día a día, pero puede pasar, así que no hay que bajar la guardia porque esos días que podrían ser especiales terminan siendo tediosos, sin chispa y sus regalos carecen de valor para ellos/as. Y en cuanto a dar valor a las cosas habrá que seguir investigando como hacerlo.

Y tú ¿Qué opinas de los regalos y juguetes en exceso? ¿Crees que se relaciona jugar poco con “niño/a hiperregalado”?

 

Anuncios

4 Comments

  1. Si que es un lío aquello de los juguetes, especialmente por las familias, quienes a ratos regalan más de lo que uno puede considerar necesario. Y es que por las razones que tú, Ana, defines es que creemos que la cultura del consumo nos va a salvar. Compartido en Facebook, me encantó

    Me gusta

  2. Lo cierto es que a veces nos excedemos con los juguetes y las familias numerosas más porque se multiplican y los días de reyes se convierten en locura. Los míos la verdad es que siempre han tenido muchos pero han jugado poco. A veces da más juego una caja de cartón y un poco de imaginación que un juguete con mil botones de última tecnologia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s