CAMINO HACIA LA MATERNIDAD

A las puertas de la maternidad, con unas hormonas revolucionadas, miedos y nuevas emociones Ainhoa Santana nos cuenta su experiencia sobre el embarazo:

Mi camino a la maternidad comenzó el 4 de octubre de 2018, cuando tras la espera del resultado del test de embarazo, me dio un CLARÍSIMO positivo. En ese mismo momento, llamé al futuro papá, que se encontraba fuera de la isla por trabajo y le conté la sorprendente noticia. Digo sorprendente porque  hacía un año que habíamos decidido ponernos a buscar un o una bebé pero no llegaba el embarazo y justamente en el momento que llegó nuestro positivo, habíamos decidido parar la búsqueda, el Ayuntamiento de Las Palmas me había cogido para llevar un proyecto de Igualdad y quería dedicarme a ello.  

No obstante, en el momento en que me enteré de que una nueva persona venía en camino, mi mente empezó a imaginarse la vida diferente, la ilusión recorría mi cuerpo, y sentía unas ganas locas de empezar esta nueva aventura. Por otro lado, entró el miedo a lo desconocido, al no saber como me iba a sentir y si iba a ser capaz de realizar el proyecto de Igualdad que creé con tanta ilusión y que al final me habían dado la oportunidad de llevarlo a la práctica en diferentes colegios.

Así que lo único que hice fue dejarme llevar, empezó el sueño, las lloreras, el hambre y gracias a dios ¡nada más! as semanas pasaban y nunca tuve ni vómitos, nauseas ni el temido ácido.

Llegó febrero, yo ya tenía cinco meses y empecé el proyecto en el que tanto trabajé para crearlo, iba a llevarlo a cabo por diferentes escuelas de Las Palmas y eso, ha sido una de las cosas que más ha marcado este embarazo, estar dando un proyecto de igualdad (esa que tanta falta hace) con Matteo dentro de mí. Ver como el profesorado cada vez que iba a un colegio nuevo me miraba extrañado y sorprendido, así como el alumnado.

Fueron momentos mágicos estar trabajando en algo creado por mí, y llevar dentro a mi bebé, fruto del amor con mi pareja. Sentir sus patadas, sus volteretas, así como la angustia cuando no sentía sus movimientos.IMG-20190507-WA0000

Hoy día estoy casi en la fase final, tengo 34 semanas y un bebé dentro de mí, hermoso, que viene midiendo 45 cm y pesando 2316. He tenido un embarazo muy bueno, prácticamente sin malos síntomas, aunque ahora ya me noto pesada, los pies hinchados y las noches se me hacen largas, ya que apenas duermo. También siento que a medida que pasan las semanas, mis nervios crecen; ¿Cómo será el momento del parto? ¿Saldrá todo bien? ¿ Mi pareja y yo sabremos cuidar bien del nuevo miembro de la familia? etc, no paran de pasarme preguntas por la cabeza, sentirme muchas veces agobiada y estar irritada.

En definitiva, el camino que he recorrido hasta ahora ha sido muy bonito y emocionante, lleno de altibajos, de sorpresas y de nuevos sentimientos. Pero deseo que llegue el momento de tenerlo entre mis brazos, de mirar al papá y de tener a la persona que hemos creado él y yo, ser uno más en la familia y de contestarme a mí misma a todas esas preguntas que rondan últimamente en mi cabeza, dar de mí lo mejor, y dejar atrás el largo camino del embarazo para comenzar otro, uno en el que voy añadir el papel de  ser madre pero sin olvidarme que soy una mujer.

¡Te deseo mucho suerte en la próxima etapa!

Si quieres conocer más experiencias pincha aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s