ESTADO DE LOCURA

Me estoy volviendo loca, ya no entiendo nada. Queremos una sociedad colectiva que nos ayude a la educación y crianza de nuestros/as hijos/as, ansiadas tribus que hagan de nuestra maternidad (porque somos solo nosotras quienes lo deseamos) algo más llevadero, más simple y en compañía. Pero no queremos que nadie pise nuestra casa después del parto, que nos den opiniones que no pedimos, consejos que andan pasados de moda o dejar a nuestros/as pequeños/as con cualquiera.1577534752607

Yo, en mi estado de locura o en mi loca sociedad creo que seguimos siendo fieles abnegadas a nuestros vástagos. Deseamos acercarlos a la plenitud quitándoles independencia, vendiéndolos a una sociedad  que quiere consumistas con grandes  bolsas de necesidades, esas que les hemos ido dando, una a una, a lo largo de sus cortas vidas. Queremos que lo que los demás piensen de ellos/as le resbale hasta el suelo, pero su ropa debe estar en perfecto estado todo el año. Que el día de mañana decidan la profesión que les acerque a la felicidad cuando sabemos a fuerza de colisión que el trabajo es un solo un medio para alcanzarlo. Que sean personas autónomas aunque los tratemos como perfectos inútiles porque no hacen absolutamente nada en casa.

Arropamos con mimos la ignorancia del desarrollo infantil, queremos que nuestros/as hijos/as no compartan en el parque sus juguetes pero nos convertimos en autoritarios progenitores cuando queremos quitar valor a sus preocupaciones. Somos una constante contradicción. No debemos interferir en las relaciones de nuestros/as pequeños/as, pero necesitamos mediadores en la edad adulta para conciliar con aquellos/as con los que han surgido problemas ¿mediaron por nosotros cuando éramos críos?1577535044130.jpg

Quizás la locura se confirma con la cordura.

Anhelamos una crianza en grupo, con otras mujeres, pero estamos deseosas de que el machismo desaparezca, de que los hombres aborden sus responsabilidades.

Cogemos con pinzas aquello que la pediatra o el maestro nos comenta, queremos ser protagonistas de sus historias y no ponemos fin. Me estoy volviendo loca, o es mi loca sociedad  individualista la que aprieta  con normas no escritas.1577534830213.jpg

A veces levanto la anteojera de cuero que restringe mi ojo equino y se filtra en mis venas el mundo a 360 grados.  Si no quiero sacar el pie solo sigo mirando al frente,  pero quiero amplia visión para ellos, por lo que debo predicar con el ejemplo.

No es mi loca sociedad, es mi estado de locura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s