LO QUE TE QUITA LA MATERNIDAD

Me quedé embarazada por primera vez con veintitrés años, y a pesar de que mi madre ya me había puesto sobre aviso de lo que ocurriría los treinta y seis primeros meses, quise hacer oídos sordos. Y claro, con lo bonita y sencilla que se viste la maternidad no iba a aceptar que esos tres primeros años no tendría “vida propia”. Lo que no se cuenta no existe, pero lo que se cuenta y no se escucha te empuja con fuerza hacia el abismo. Sigue leyendo “LO QUE TE QUITA LA MATERNIDAD”